En conciencia plena

Un comentario

“No se cuántas veces había escuchado las palabras “conciencia plena” juntas y nunca me di cuenta de qué realmente significaba esto. Claro, mi nivel de consciencia era muy bajo para entenderlo. Ahora me doy cuenta, que leí libros con mensajes importantes, sin realmente entenderlos, leí la Biblia, sin poder interpretar el significado de la palabra de Dios; fui a misa y salí sin saber de qué habló el padre y hasta tuve serias conversaciones con personas que tenían mucho que enseñarme, pero sus palabras retumbaban en mis oídos como el zumbido de una abeja y nunca aprendía nada.

En nuestros tiempos, nos enseñaron a hacer varias cosas a la vez. Siempre se habló de la capacidad de las mujeres de hacer “multitasking“, como si fuera algo de lo que había que sentirse orgulloso y así nos acostumbramos a hacer muchas cosas, todas con poca atención y baja calidad.

Un día en mi trabajo escuché sobre cursos en mindfulness, que es la práctica de estar presente todo el tiempo. Es poner atención plena a todo lo que haces; es pensar en el fondo de las cosas y no en lo que ves por encima. Es comerse una comida y pensar en las manos que la cocinaron y aún más, pensar en quién cosechó el alimento y dar gracias porque por ellos es que hoy tienes ese alimento frente a ti y así lo puedes disfrutar mucho más.

Tener consciencia plena es no solo estar consciente de todo lo que haces, pero también practicar el agradecimiento constante, porque cuando estás realmente presente en este momento es cuando te das cuenta que todo lo que te rodea son maravillas y todo lo que te pasa son milagros. Para conseguir este estado, debes apagar tu auto-piloto y empezar a vivir hoy, cada momento y decidir hacer las cosas usando todos tus sentidos.

Decidí entonces ser un poco “mindful” y bajar un app que me mandara una alarma para entrar en consciencia varias veces al día, cada vez que la alarma sonaba. Los resultados fueron increíbles. Bueno, esto es un poco sarcástico, lo que hacía era apagar mi alarma y continuar en lo que estaba, hasta que me cansé de la app y la borré. Definitivamente, un teléfono que es una de las cosas que te aleja de tu plena consciencia, no es el que te va a ayudar a desarrollar tu consciencia.

Algo pasó en mi el día que mi hija tuvo su accidente. Mi vida se puso en pausa y de repente empecé a darme cuenta de todo lo que me rodeaba. Pude entender qué es lo verdaderamente importante en mi vida y a agradecer por eso. Así comencé también a meditar y gracias a ello he desarrollado mi consciencia y por ende, mi intuición. Ahora me doy cuenta que la vida no es un carrusel de subidas y bajadas, sino que es un camino derecho y estable, lleno de felicidad constante, porque todo depende de la forma en que cada uno de nosotros resuelve las situaciones en la vida. Es decir, en una misma situación, una persona puede reaccionar agresivamente, mientras otra, que tiene plena consciencia va a evitar ofenderse  o hacer algo que pueda hacer daño a los demás o a sí mismo. Esto sucede porque la consciencia plena te ayuda a entender que cada situación en nuestra vida tiene una enseñanza y que cada enseñanza se debe agradecer, porque es por medio de estas enseñanzas que nos desarrollamos espiritualmente.

Cuando entré en duelo, varias personas me decían que viviera un día a la vez y así me di cuenta de que todo lo que hago, lo debo hacer así. Cada cosa merece una atención especial porque está físicamente comprobado que cuando tienes muchas cosas en la mente a la misma vez,  la hormona del estrés o cortisol aumenta. Esto quiere decir que  con hacer muchas cosas a la vez, no haces más, pero si te estresas más. Concentrarte en cada cosa que haces te da tranquilidad y te hace más feliz porque haces las cosas mucho mejor y tienes mejores resultados, pero sobre todo, ayudas a que todo en tu vida fluya pues al hacer las cosas bien te deshaces del sentimiento de ansiedad y nervios.

Cuantas veces salimos con amigos y nos concentramos en nuestro teléfono móvil, cuántas veces escuchamos a alguien y pensamos en la cena que debemos preparar en la noche, cuantas veces revisamos nuestro correo al día mientras estamos trabajando.

Todas esas actividades realizadas al mismo tiempo, nos hacen menos eficientes y no nos permiten disfrutar de los buenos momentos de nuestra vida. Lo peor de todo es que cuando no actuamos con consciencia plena, nos alejamos de Dios, de la voz interior de nuestra alma. Nuestra alma quiere el bien para nosotros y por eso nos habla, nos guía, nos muestra el camino. Para poder escucharla, solamente necesitamos poner atención, vivir plenamente y tener varios momentos de silencio al día. Solo con empezar a poner un poco más de atención, nuestra vida cambia de forma radical. Se atento, se consciente y observa los milagros que hay en tu vida.

 

Singular: 1 comentario en “En conciencia plena”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s