Gracias de otoño

2 comentarios

Hoy es un día fresco y oscuro. Hay granizo cayendo del cielo y dejando las calles llenas del sentimiento de que afuera hace mucho frío y que es mejor quedarse en casa al lado de la chimenea. Esto me recuerda a un día típico de otoño en los lugares donde las estaciones del año existen, las hojas caen de los árboles, se oscurece a las 5 de la tarde y el cielo siempre tiene un aire de nubes congeladas.

Los niños no se dejan detener por el clima de otoño y salen a la calle disfrazados a pedir dulces. Cada 5 o 10 minutos, abro la puerta para observar a estos niños y repartir dulces, caramelos y otras delicias. No hay nada más reconfortante que la sonrisa de un niño.

El otoño es mi época favorita del año, es mi cumpleaños, el de mi hija Emma que fue al cielo, es Halloween, pero lo que más me gusta es que se aproxima el día de acción de gracias. Tengo una amiga que cada año prepara su acción de gracias con mucho entusiasmo. En su casa todo es perfecto, siempre hay mucha comida, mucho licor, abrazos fuertes y buen humor. Una de las cosas que más me gusta es que cuando llegas a visitarla en este tiempo, ella te da lápiz, papel y tijeras. Sí es un poco extraño, pero después explica que como se aproxima acción de gracias en su país, quiere que cortes el papel en forma de hoja y en él escribas tus razones para dar gracias. Luego, cuelga la hoja en el marco de su sala y al final del mes, tiene una pared decorada de todas las formas posibles de agradecimiento.

Hoy pensé en ella y en cómo me gustaría ir a su casa para escribir de qué estoy agradecida. Algunas personas dicen,  pero por qué voy a agradecer? No tengo a quién agradecer, porque yo hago todo lo que pasa en mi vida. Puede que sí, nosotros tenemos las riendas de nuestra vida, pero el universo, el lugar en que vivimos fue entregado a nosotros de las manos de Dios, o de una fuente creadora y es perfecto y hermoso. Y no importa cuál sea el credo, agradecer nos ayuda a ver todas las bendiciones que hay en nuestras vidas. No importa qué tan difícil sea el momento que estés pasando, siempre habrá muchas cosas que agradecer.

Un día, leyendo a Viktor Frankl, un psiquiatra que vivió el tiempo del holocausto, leí que hablaba de los  muchos pacientes que recibía tristes, deprimidos, con ganas de suicidarse, a lo que él siempre respondía. Y por qué no acabas con tu vida de una vez? Pero siempre había una razón para seguir viviendo, un hijo, un sueño, una carrera, un viaje pendiente, un hermano, amigos, etc. Esas son las bendiciones que todos tenemos y por las cuales debemos agradecer.

Agradecer cambia tu ánimo, aumenta tu consciencia, te enseña a apreciar lo que tienes y te da buenas relaciones. A todo el mundo le gusta una persona agradecida y todos se alegran cuando reciben las gracias por algo. Hoy, por estar tan próximos a acción de gracias, los invito a agradecer.

img_5334Yo doy gracias por mi familia, por mi salud, por mis hermanas, mis sobrinos, mis amigas, mi madre, mis colegas de trabajo. Doy gracias por las hojas de otoño, que siempre me recordarán a mi hija jugando, por la lluvia, por el frío, por el sol, por los árboles y el canto de los pájaros. Agradezco inmensamente por las lecciones y las enseñanzas aprendidas. Doy gracias por haber sido madre de Emma por tres años y doy gracias a mi país por encontrarse en búsqueda de la paz.

Hace unos días encontré una foto. Era la foto de una niña que conocí en el sur de Sudán. Ella tenía dos años y pesaba 7 kilos, lo que un bebé de 5 meses pesa en el mundo Occidental. Cada martes, venía con su madre, caminaban kilómetros para llegar al centro de nutrición para recibir un tipo de alimento con alto grado de proteínas y vitaminas que les dábamos. Ahí la esperaba yo para saludarla. Había algo en su sonrisa que me hacía ir a verla cada martes. 2016-10-20-photo-00002027

Hoy, que he vuelto a pensar en ella, no creo que haya sobrevivido. Si superó la desnutrición, no superó la guerra que había en su país. O tal vez lo hizo, no lo sé.

Solamente sé que por ella hoy que soy madre, doy gracias que en mi casa siempre ha habido alimento para mis hijos, que nunca han pasado la noche con frío ni sed, que tienen acceso a médicos y no tengo que caminar varios kilómetros para llegar a un hospital. Y es ahí cuando vuelvo a pensar en que realmente soy bendecida y tengo mil razones para agradecer como tú y como todos nosotros.

Plural: 2 comentarios en “Gracias de otoño”

  1. que linda reflexion!!!Definitivamente aveces no nos damos cuenta de que Dios nos bendice cada dia con cosas que para nosotros son normales y no nos damos cuenta de lo importante y lo que deberian significar…..
    gracias por escribir lili…..siempre nos haces pensar un poco mas….

    Me gusta

  2. El camino para recibir lo que queremos es agradecimiento por lo que si tenemos.La gratitud es la madre de todas las virtudes,pero es muy fácil agradecer por las cosas buenas que nos pasan ,debemos agradecer por todo,las situaciones difíciles ,las personas que a veces llegan para enseñarnos,por los problemas que son situaciones para aprender, por La Paz y la serenidad para afrontar todo.aveces es difícil expresar agradecimiento porque las palabras no alcanzan para expresar lo que el corazón siente. Aunque sea una vez al día elevemos nuestra oración de agradecimiento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s