Mejor levantarse otra vez

6 comentarios

Podemos sufrir por un dolor en un diente o podemos tomar lo mejor de una gran crisis, levantarnos de eso y usar las enseñanzas para seguir adelante.

Me he dado cuenta que todos tenemos algo que de alguna manera nos perturba o nos pone tristes o enojados. También he notado que todos reaccionamos diferente a las crisis. Hay personas que agrandan los problemas y pasan el tiempo quejándose de cosas que en realidad tienen una solución fácil y cada día puedo ver estas actitudes y pienso que es muy difícil vivir cuando nos fijamos en los problemas y no en las bendiciones.

Confieso que muchas veces cuando escucho a la gente quejarse de que la niñera no llega a tiempo; de que su hijo de meses no duerme toda la noche; de que le robaron el celular o de que no tienen el dinero para las vacaciones soñadas, siento ganas de decirles: “bueno, todo eso son cosas son reparables, tus hijos están contigo y todos tienen buena salud, qué importancia tiene lo demás”! Sin embargo, yo no soy nadie para juzgar a otros y sé que cada uno lleva sus problemas de diferente modo. Tampoco me gusta dar mi opinión sobre los problemas ajenos, por eso prefiero callar.

Por otro lado he conocido personas admirables, que han sufrido situaciones inimaginables y que han utilizado esa situación para ayudar a otros, para crecer o para convertirse en personas más felices. ¿Qué pasa con estas personas que parece que ninguna crisis los hace caer del todo? ¿Cómo logran ser felices cuando han vivido situaciones tan difíciles?

Esto es resiliencia, es la capacidad que cada persona tiene de ponerse en pie después de una calamidad. Todos tenemos resiliencia, pero en diferentes niveles. La buena noticia es que esto no es algo innato, no quiere decir que uno nace resiliente y puede por lo tanto soportar todo lo que le pase, mientras que otros no. Ser resiliente y salir del abismo es decisión propia. Dejarse absorber por las adversidades y quedarse ahí también lo es.

Cada crisis trae una oportunidad, así sucede también en nuestras vidas. Las personas que salen más fácilmente de los problemas, son aquellas que logran encontrar un propósito después de haber vivido un tiempo difícil y construyen algo bueno de eso. Ellas transforman su dolor en ayuda a otros. “Ayudar, ayuda” me decía una amiga. Y es precisamente de estas situaciones, que nacen organizaciones para el autismo, para el síndrome de down; grupos de ayuda para padres de hijos asesinados, fundaciones para la ayuda de niños con cáncer o esclerósis múltiple; movimientos para combatir y prevenir el sida o personas que enseñan sobre diferentes temas y relatan cómo sobrevivieron su propia situación.

He tenido la suerte de conocer a este tipo de personas y de ver el gran trabajo que hacen informando o ayudando a otros. Puedo ver que la diferencia entre ellas y aquellas personas que sufren por un dolor de dientes, es que las primeras encontraron un propósito, algo que las hace felices y les da sentido a su vida. Las otras, todavía no lo han encontrado, pero no significa que no lo harán, sólo tienen que buscarlo y les llegará.

Las personas con un propósito, siguen teniendo problemas y enfrentando calamidades. Nadie puede saber qué se atraviese en nuestro camino, pero sí puedo ver que estas personas adquieren las herramientas para vivir felices y darle la cara a los momentos difíciles. Lo importante es vivir la vida y disfrutarla mientras pasa. Ser feliz ahora sin pensar en lo que vendrá.

 

Plural: 6 comentarios en “Mejor levantarse otra vez”

  1. Mi Lili… estoy de acuerdo con que tenemos que aprender a relativizar y saber colocar las cosas en el sitio que les corresponde, un sitio que es subjetivo ya que cada persona le da un valor y una percepción distinto a los hechos y a las cosas. Sin embargo, en este mundo que vivimos en donde nos dicen cómo y qué debemos sentir y que nos fija unos patrones de comportamiento de éxito y de felicidad es cuando debemos hacer un alto y reflexionar sobre nuestra vida. Me gusta leerte. Ojalá nos podamos ver pronto…

    Me gusta

  2. Hablar así y actuar de la misma manera significa que tienes un grado alto de sabiduria y eso es lo que ayuda para salir de la crisis.Con la ayuda del espíritu santo se iluminará el camino y seguramente todo se vera con claridad

    Me gusta

  3. Asi es mi lili, el gran aprendizaje es que no debemos sufrir ni darle trascendencia, a como tu lo llamas “un dolor de muelas” . De verdad te admiro pues has tenido la capacidad de entender y aceptar muchas cosas en tan poco tiempo…te quiere. Diana

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s