No es coincidencia, es sincronicidad

4 comentarios

En mi vida he experimentado varias coincidencias. Algunos días he decido cambiar mi ruta diaria y por coincidencia, me encuentro a alguien que no veo hace mucho tiempo y que precisamente tenía algo que contarme. He encontrado en otros continentes, personas que nunca veo, aún viviendo en la misma ciudad. ¡Vaya, qué coincidencia!, pero nunca había entendido que las coincidencias no son eso, sino sincronicidad.

Sincronicidad es una palabra que Carl Jung, psiquiatra suizo, utilizó para nombrar dos sucesos simultáneos, vinculados por un sentido, pero sin causalidad. Y ahora entiendo qué quiere decir con esto. Las situaciones no pasan por coincidencia, nada pasa porque sí. No estoy tratando de buscar explicación a los hechos, porque eso no es posible, pero sí se que lo que pasa, tiene que ser.

El universo es tan misterioso que no podríamos explicar todo. Pero el universo o Dios, o el creador o la energía superior, como quiera llamarse, actúa para hacer que esos sucesos ocurran porque vienen cargados de información que nosotros tenemos que recibir, pero si no estamos preparados para eso, la información se perderá.

Cuando uno se abre a este tipo de situaciones, vienen más y más, como una bola de nieve. Puedo asegurar que desde la partida de mi hija, al comenzar a llevar una vida más tranquila, estas situaciones o pequeños milagros empezaron a aumentar.

No es casualidad que una persona de la que no he escuchado hace más de 10 años, me escriba un correo con una propuesta de trabajo o que mi esposo vaya a un retiro y ahí conozca a alguien que sabía la verdad de lo que pasó el día que Emma se fue y que había escuchado el relato de aquella persona que le abrió la puerta para entrar a la piscina.

Un día fui a confesarme y el padre me dijo que él está buscando alguien que le ayude a empezar una fundación para mujeres madres cabeza de hogar, justo cuando otra persona me había ofrecido trabajar en un proyecto para empoderar madres que quieren trabajar desde casa y fuera de todo, son precisamente las madres de hijos en el cielo las que me han dado motivación para continuar. Además, yo había estado pensando en iniciar una fundación.

Que por medio de la mariposa de este blog, haya encontrado a un alma gemela que está viviendo una vida paralela a la mía en otro país y que sin conocerla, me haya dado respuestas a todas las preguntas que me había hecho. Una persona que claramente tiene un rol en mi vida y que sé que algún día voy a conocer. Esto no es coincidencia. Yo tenía que encontrar a esta persona y la mariposa fue sólo el objeto que la atrajo hacia mi.

Hace unos días una persona que no sabe nada de mi, me dijo que voy a encontrar el collage de fotos de Emma que perdí y que tanto he buscado. Eso es sincronicidad o mensaje de Dios. No lo sé, pero se que esto tiene un propósito. Aunque todavía no he encontrado las fotos del collage, sé que esa situación tenía un mensaje para mi y yo lo pude entender.

Ayer me enteré que no voy a poder llegar a mi apartamento en Dinamarca para cuando regrese y me preocupé inicialmente, pero cuando decidí soltarlo y no pensar en eso, me escribió una amiga que quiero mucho preguntando.”¿Qué necesitas para tu llegada a Dinamarca? Puedo conseguir un lugar para quedarte si quieres.” Ni siquiera le había comentado que no tenía a dónde llegar, pero ella, por sincronicidad me ofreció la respuesta.

Sí, podría pensarse que estas son situaciones normales de la vida y que a veces pasan esas cosas inexplicables. Yo prefiero pensar que el universo está actuando para ajustar todas las piezas en mi vida y que las respuestas llegan cuando dejo de preguntar cuándo? por qué? y cómo?

Se que mi hija intercede por mi desde su dimensión espiritual y que las cosas que llegan a mi son un regalo del cielo, así como las cosas que se van. Solamente es necesario dejar que la vida fluya y no hacernos tantas preguntas. El universo se encargará de sincronizarlo todo.

Plural: 4 comentarios en “No es coincidencia, es sincronicidad”

  1. Lili hola.
    Primero te quiero mandar un fuerte abrazo, ojalá pronto te lo pueda dar en persona.
    Me encanta lo que escribes tú y tommas, son personas de admirar, de seguir y personas que dejan en nosotros muchas enseñanzas.
    Sé que no es fácil, no poder sentir a esa persona cerca y no tener un contacto físico con ella, pero siguen estando juntas en diferentes dimensiones, lógico que ella está mejor que tú, pero pasa el tiempo y lo estás entendiendo y aceptando y esa es la enseñanza que nos dejas a todos.

    Me gusta

  2. Querida Lili. Gracias por compartir tus pensamientos y tú jornada en este momento de tu vida y de tu familia. Enriqueces las vidas y de otros y nos recuerdas de verdades que solemos olvidar. Pienso en ti y en tu Familia con mucho cariño. Xoxo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s