Cuando te hablen, escucha.

8 comentarios

Cuando recibimos llamados a tomar acción, es porque el Universo nos necesita en determinado lugar, o porque simplemente Dios nos está diciendo algo.

Es común sentir miedo y pensar mucho sobre si debemos hacerle caso a nuestro corazón o si es mejor usar la razón. Se requiere mucho coraje y valor para romper la rutina, cambiar las cosas de repente y hacerle caso a nuestro corazón. Por tal razón, es mejor continuar en nuestra zona de confort.

Sin embargo, por más que intentemos ignorar nuestro llamado, este se seguirá repitiendo ya sea como un sueño que vuelve en las noches; personas que se acercan a decirnos algo; la letra de una canción que no se sale de nuestra cabeza o cuando entras a un restaurante y alguien tiene una conversación que sientes que va dirigida a ti. Solamente tenemos que estar atentos a estos eventos y tratar de entender qué nos quieren decir.

Desde hace un mes, 4 personas diferentes en diversas situaciones, se han acercado a mi a decirme que escriba un libro. Yo ignoré las tres primeras. Pero cuando la cuarta persona me lo dijo otra vez, me sorprendí y pensé “Cuando te hablan, escucha“. No estoy escribiendo un libro, ni está en mis planes, pero sé que tengo algo pendiente y tal vez en un futuro piense en la posibilidad de hacerlo. O tal vez el mensaje siga llegando a mí y de repente, tomo la decisión de hacerlo. Sé que cada persona, tiene algo importante que decirnos y que escuchar me sirve más que hablar.

Los llamados más evidentes, llegan a nosotros por el amor o por el dolor. Cuando amamos profundamente, seguimos cualquier camino, por no perder ese amor. Antes de que mi hija partiera al cielo, muchos eventos ocurrieron antes, para llevarme a esta situación. El dolor profundo es el que mejor logra un cambio en nosotros. En mi caso, no recuerdo un momento en mi vida en que mi esencia se haya transformado tanto como ahora. Días después de su muerte, le dije a una de mis buenas amigas. “Yo me fui con Emma, aquí ya no estoy yo”. Tenía mucha razón, porque poco de mi queda adentro de mi.

Hace un tiempo, cuando estaba estudiando mi maestría en Bélgica, recibimos una presentación sobre la obra de Médicos sin Fronteras en África. Me impactó tanto, siempre había querido trabajar en ayuda humanitaria. Además,  en mis estudios había conocido tanta gente de África, que me invitaban a conocer su hermoso continente. En ese tiempo no pensaba en que esto podía ser un llamado, pero si recordé que muchos años atrás, un compañero de la universidad, que ahora es un gran amigo y compañero del dolor, me dijo que él me veía trabajando con médicos en el futuro. Esto me pareció absurdo porque mi educación no tenia nada que ver con la salud y continué sin hacerle caso.

Cuando estaba llegando al final de mis estudios de maestría, mi director de tesis me sugirió aplicar a un trabajo con Médicos sin Fronteras. Me fui de su oficina pensando en la posibilidad y en la cafetería me encontré una amiga, quien me dijo que había aplicado a un trabajo con ellos, pero la habían rechazado. La vida tenía algo más para ella, pero era precisamente eso lo que tenía para mí.

Cuando has empezado a poner atención a tu llamado, alguien más, un ser supremo, hace las cosas por ti, sin que te des cuenta. Has escuchado la frase famosa de Coelho “El universo conspira a tu favor“. No sé si el universo tiene el poder de conspirar, pero de alguna forma, por un momento, tu vida es controlada por alguien más y todo se encamina a llevarte a vivir lo que te está esperando.

Yo presenté entrevista con Médicos sin frontera en julio o agosto del año 2005 y no volví a escuchar nada de ellos hasta unos meses después. Mi graduación fue en octubre y yo tenía programado mi vuelo de regreso a Colombia para un día viernes, en aquel octubre. Un día antes de mi viaje, me llamó alguien de Médicos sin Fronteras y me dijo “Felicitaciones, haz sido aceptada. Ahora sólo tienes que esperar una misión”.

Qué llamado! Y ahora ¿cómo podía extender mi permiso de residencia en Bélgica para esperar mi misión, si se iba a expirar en dos semanas? ¿En dónde iba a vivir si ya había entregado mi habitación? ¿Cómo me iba a mantener si no tenía un peso ahorrado?

Pues en menos de un mes, todo se arregló. Un amigo Chino, me inscribió a un curso de religión y obtuve mi permiso de residencia, muy fácilmente. Aclaro que este es un proceso que en ese tiempo podía tomar al menos 6 meses y así sucedió para otras compañeras, para mí, llegó muy rápido. Conseguí un trabajo en donde hacía llamadas en español y me daba suficiente para vivir ahí y además una persona se fue de vacaciones tres meses y me dejó su apartamento. No podía escapar, había abierto la puerta a mi llamado y Dios se estaba encargando de que todo saliera como tenía que ser. Así como mi amigo en la universidad me lo había dicho.

 

Plural: 8 comentarios en “Cuando te hablen, escucha.”

  1. Lo recuerdo como si fuera ayer! Tan difícil el camino para las que querían quedarse y tan fácil para quienes no lo buscaron. El amigo Chino, que apareció como un ángel en la vida de muchos. Tu entrevista perfecta, hecha a tu medida, el trabajo de las llamadas, la cadena de amigos y eventos que hicieron que tu viaje a Africa fuera posible. Todo te fue indicando el camino!! Gracias por recordarme con este post, un momento hermoso de nuestras vidas…un momento que inició muchos cambios maravillosos y una cadena de momentos que nos mantendrían cerca. Mil besos mi heroína!!!

    Sólo con una cosa no concuerdo, “tu no te fuiste….se fue parte de una armadura que tenías encima, una que te sirvió un momento y tuviste que mudar, una que mientras no evolucionemos por el amor o por el dolor (como tu bien lo dices), le va quitando luz a nuestra alma. En tu caso, solo has mudado de piel y hoy recibes y proyectas mas luz. A los demás nos falta alcanzar eso. Tu no te has ido, yo siempre te vi hermosa de cuerpo y alma como lo sigues siendo, solo que hoy tu belleza es aún mayor, como la de esa mariposa que acompaña este sitio’. Te quiero mucho!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias a ti por ser parte de mi historia y por continuar firme a mi lado. Agradezco por tu amistad, por haberte conocido, por poder conservarte y porque hoy todavía seas una parte importante de mi vida.Te quiero

      Me gusta

  2. Me alegra Lili que en en retrospectiva estés proyectando lo que ha de ser tu vida, creo que el dolor de la partida de Emma, te hizo un ave fénix lleno de sentimientos que habías dejado en el olvido. Como dicen los jesuitas ” ser más, para servir mejor” eso es lo que eres tú ahora.

    Me gusta

  3. Cada vez que me llega un mail de un nuevo blog tuyo , lo guardo y lo leo en la tranquilidad de la noche. Me duermo pensandote , tratando de entender como puedes ser tan fuerte. Solo Dios puede darnos esa fortaleza. Eres admirable. Un abrazo

    Me gusta

    1. Querida Gabriela. Gracias por tus palabras y gracias por leerme. No creo que soy fuerte, pero me acompaña una gran fe y esperanza en el futuro. Sólo de la mano de Dios, podemos seguir con este camino.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s