Reflexión sobre la vida y la muerte

6 comentarios

Varias veces en mi vida me he preguntado ¿qué me falta para ser feliz? A veces las cosas ocurren tan rápido que no nos damos cuenta de todo lo que tenemos a nuestro alrededor. En realidad tenemos todo lo que necesitamos para alcanzar ese estado de tranquilidad o felicidad porque al final del día, nos tenemos a nosotros mismos y justo ahí, dentro de ti es que están las respuestas a todas tus dudas.

Tiempo de reflexión

La vida cambia en cuestión de segundos y todo a tu alrededor cambia también. Yo miro alrededor y puedo ver que no soy la misma persona que era hace unos meses, antes de haber perdido una parte de mi, de mis entrañas. El dolor profundo nos sensibiliza y este tipo de situaciones, nos hace reflexionar sobre lo que estamos haciendo aquí.

Ahora en mi vida, pienso cuántas veces pasé anhelando tener el trabajo que quería, para que al final cuando lo conseguía, quería otro mejor. Muchas veces pasé el tiempo quejándome porque vivía en una continua obra y no me gustaba estar así. Yo misma escogí casarme con un hombre que quiere renovar todo lo que tiene a su alrededor y siempre tenía que construir algo mejor para mí y para nuestra familia. Cada vez que la obra terminaba, el resultado me hacía feliz por ver la belleza del cambio al que yo me oponía. Pero la felicidad duraba poco y volvía a quejarme por otra cosa diferente.

Obrar por nosotros mismos

Nosotras las mujeres dejamos nuestra cabeza volar de tal forma que nos preocupamos sin razón porque alguien se disgusta con nosotros, porque alguien nos ofende, porque a alguien no le gustó la forma como actuamos. Nos arrepentimos de nuestros actos, nos avergonzamos, nos cuestionamos si estuvo bien lo que hicimos, nos preguntamos ¿Por qué me dijo esto? ¿Qué quería decir cuando dijo lo otro? Así pasan los días y nos olvidamos de vivir el presente; de disfrutar el tiempo con nuestra familia, los lindos momentos de la vida; de observar las bellezas de la naturaleza.

Todo lo que hagamos en nuestra vida, sin excepción, produce reacciones. Siempre hay alguien a quien le gusta lo que haces y alguien que lo desprecia y lo critica. Entonces ¿por qué pensar en lo que piensen los demás si nunca vamos a conseguir que todo el mundo esté de acuerdo con nosotros? ¿Por qué no seguir nuestra pasión y hacerlo, así el mundo entero diga que estamos locos? Debemos obrar por nosotros mismos y no por satisfacer a nadie más.

Sólo confiar

Si tan solo confiáramos en que todo tiene un propósito y una lección para nosotros. Que si en este momento no consigo trabajo, es porque tengo que hacer algo más. Si el hombre que amo, me humilla, es porque la vida me está enviando señales y me llevará a conocer a alguien mejor. Si en este momento estoy sola, es porque tengo algo que hacer por mi misma antes de involucrarte con alguien más. Si no puedo ser mamá, es porque hay otra misión para mi o porque simplemente no es el momento, pero llegará. Si mi hija murió, es porque mi vida no iba por el camino correcto y tenía que encontrarme a mi misma.

¿Cuándo se acabará este sufrimiento?

Si te preguntas ¿cuándo se acabará este sufrimiento? Sonríe porque se puede acabar ahora mismo. Mira dentro de ti y agradece lo que tienes, acepta lo que te pase y confía en lo que viene.

No hay razón para pensar en el futuro, porque puede que mañana no estemos aquí o que la persona que amamos se haya ido y entonces todos los planes cambiarán repentinamente. No hay por qué pensar en el dinero, porque no sabemos que trae el mañana y porque la felicidad no se encuentra en él. Amar, agradecer, orar, pasar tiempo en familia y tiempo en silencio, sonreir y disfrutar. Esto es algo que podemos hacer ahora para ser felices.

Una amiga, que tiene el nombre de Cristo, me decía un día. Qué cosas tan lindas que te pasan a ti! Ella me lo dijo cuando mi hija acababa de morir, mientras la gente me hablaba de que era lo más horrible que le podía pasar a alguien. Debo aceptar que al principio me sonó un poco raro, pero luego entendí que uno ve las cosas y las situaciones con los lentes de su alma. Ella tenía la capacidad de ver la belleza en la adversidad! Sólo así es posible encontrar la felicidad.

Plural: 6 comentarios en “Reflexión sobre la vida y la muerte”

  1. … he visto la evolución en ti, has dado sin saber puntadas de luz a mi vida y, considero que como muchos de los que te seguimos tengo cosas que dejar ir. Como lo dijo alguien.. la magia y el poder están en ti!! es cuestión de verlo… un abrazo….
    ¡¡¡ gracias…!!!!

    Me gusta

  2. a partir del momento en que perdemos a un ser querido, todo cambia a nuestro alrededor, incluso nosotros mismos, es una oportinidad para reflexionar y darle importancia a las cosas que realmente lo merecen, lo que nos hace daño hay que desecharlo ..debemos ver la vida de otra manera, aprovechar el dia a dia y darle gracias a dios por todo lo que nos rodea. … los quiere .. diana v

    Me gusta

  3. Hola
    Me parece muy bello lo que escribes. A mi aun me cuesta trabajo entender porque mi Fátima-de 4 años en ese momento ahora hace ya un año.Que pasó- me cuesta trabajo aceptar que eso pasó. Cuando escribes que tu hija murió porque tu vida no iba por el camino correcto creo que me identifico con ello.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s