Dios nos ama, no nos castiga

5 comentarios

Este post es continuación del post anterior “Siguiendo el llamado, abriendo puertas y cerrando otras”.

Después de aquel mensaje que recibí sobre el libro de JobEl Señor dio y el Señor quitó; Bendito sea el nombre del Señor”, quedé desesperanzado. Sentía que algo iba a pasar, tal vez Dios me iba a castigar. Tenía aquella visión antigua del Dios castigador.

Después de irnos de Inglaterra, llegamos mi novia y yo en barco a Las Islas Feroe y había mucha gente allí para recibirnos. Empezamos nuestra vida en Thorshavn, la capital de Las Islas Feroe. Todo era perfecto.

Las Islas Feroe

19145_275276486014_2799593_n

Tenía tantas ganas de construir una casa con vista sobre el mar y empezar mi vida en mi país. Pero esto no fue así, la vida tenía otra ruta para mí. Diez meses después de llegar, mi novia me dejó. Después de catorce años juntos, el dolor era inmenso. Mi mundo dio vueltas y me sentí sin pasado ni futuro. Pensé que Dios me había castigado.

En el hoyo profundo

Mi vida se convirtió en una rutina de trabajo, correr, tomar whisky hasta al amanecer y volver a trabajar. Iba cayendo en un hoyo profundo en el que nada tiene sentido y no podía salir de ahí de mi gran depresión. Seis meses después de lo sucedido, tomé mi biblia, la abrí y precisamente cayó en el pasaje del libro de Job que decía: El Señor dio y el Señor quitó; Bendito sea el nombre del Señor”. Era el mismo pasaje que había llegado a mi mente aquel día en Inglaterra, cuando sentí que iba a perder algo.

Mi imagen de Dios

Para mi, Dios me castigaba por no cumplir mis promesas de usar mis estudios en su servicio. Tuve miedo, me había olvidado que había hecho un trato con él. Siempre tendemos a cuestionar a Dios cuando estamos en crisis.

Ahora que he perdido a mi hija he querido enfrentarlo y preguntarle ¿Por qué tenía que llevársela? ¿No podía él haber intervenido? ¿En realidad soy tan malo para merecer este castigo? Estas preguntas que dirigimos a Dios demuestran lo ambivalentes que son nuestros sentimientos hacia él. Hay algunas personas que encuentran consuelo en su fe y en la Biblia, otras no.

Yo he encontrado que mi fe es la que me lleva a continuar y a creer que Dios tiene un plan perfecto para mí y eso me tranquiliza. Sólo ahora he llegado a comprender que Dios no castiga, él sólo perdona y que mis promesas no cumplidas son insignificantes ante sus ojos, porque yo como todo humano, soy un ser perfecto hecho a su semejanza y él nos ama a todos. Además, que levante la primera piedra aquel que nunca ha hecho un trato con Dios y se ha olvidado de cumplirlo.

El plan perfecto

En nuestros momentos de desesperación no podemos entender lo sucedido y buscamos respuestas en todo. Mi novia me dejó después de catorce años y eso me dolió. Ahora doy gracias a Dios porque él tenía algo más para mi.

19145_275276511014_5584789_nUn día de invierno en las Islas, estaba caminando por las montañas, cerré los ojos y sentí que tenía que seguir mis sueños.

En ese momento tuve una visión de tierra roja, era África. Después de soñar hay que despertar. No podía dejar mi vida en la desesperación. Ya era hora de actuar y entonces decidí irme a Sudán.

 

Plural: 5 comentarios en “Dios nos ama, no nos castiga”

  1. Como siempre todas tus escritos son de tranquilidad, leerlos es emocionante y siempre nos dejan con ganas de más. …se que Dios esta con ustedes y no los abandonará en este difícil camino. Los quiere.. diana v.

    Me gusta

  2. Hola Tummas, sabes, a veces uno no se da cuenta de cosas que pasan en su propia vida ni porqué, hasta cuándo uno las ve en otras personas. Y es ahí cuando uno se da cuenta de lo que todo el mundo dice, pero que no se le da importancia hasta cuando a uno le pasa y es “que Dios sabe como hace sus cosas”. Porque Él es perfecto y como tú dices, Él solo busca nuestro bien.
    Por favor sigue contando más de tu historia que es muy enriquecedora.
    Recibe un fuerte abrazo!!!

    Me gusta

  3. La magia de vivir es dejarnos mimar por la vida, solo que en oportunidades imponemos nuestra voluntad, desconociendo que la vida en sí es un plan perfecto de Dios para cada uno de nosotros.

    Me gusta

  4. Cuando cuestionamos a Dios es porque estamos perdiendo la fe ,en nuestro universo inteligente todo es perfecto y nada pasa por casualidad,no existen los accidentes ,cada cosa que nos pasa es una lección que tenemos que aprender y si Dios nos quita algo es por que viene otra cosa mejor.Las palabras claves son ACEPTAR. Y CONFIAR nunca juzgar y menos dudar .Todo es perfecto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s