¿Cómo es el cielo?

10 comentarios

A veces me pregunto ¿Cómo es el cielo?

He leído sobre la gran cantidad de casos de personas que han tenido experiencias de casi muerte y la mayoría de ellos relatan experiencias similares entre sí, sin importar de qué religión son o qué tipo de creencias tienen.

Después de ver la inmensa luz, llegan a un lugar, suponemos que es el cielo. Ahí existe una inmensa tranquilidad y mucha paz. Las personas, que han tenido estas experiencias, se ven así mismas íntegras físicamente. En el cielo no hay ciegos, no hay calvos, no hay ancianos y todos están completos físicamente, incluso aquellos que hayan tenido graves accidentes en los que partes de su cuerpo hayan sido seriamente afectados.

Hace unos días, mi madre tuvo un sueño. Su sueño era la representación del cielo. Y mientras ella relataba su sueño, yo imaginaba mi propio cielo. Yo sé que el cielo existe y es el lugar al cual quiero llegar el día que tenga que partir de este mundo. Nuestros seres queridos que han partido de este mundo, están allá y es allá donde los volveremos a encontrar.

En el sueño, mi madre caminaba por una ciudad. Había mucha gente. Estaban celebrando algo, porque había música y comida, mucha comida. Mi madre caminaba apaciguada y veía de lejos a mi padre, quien falleció hace dos años. Él no la había visto y ella se sentía inconforme porque él no la había venido a saludar. Mi padre estaba ocupado organizando los últimos detalles de la celebración. ¡Había fiesta en el cielo!

Mi madre seguía su camino, pero esta vez se veía en compañía de un perro. Sí, en el cielo también hay animales, porque ellos también tienen alma. Yo pensaba. ¿Cómo es posible que siempre haya un perro?  Entonces mi madre sintió un viento, como una ráfaga que pasaba a su lado y la hacía tambalear. Esa era Emma, quien corriendo, agarra al perro y le dice a mi madre: “Ese es mi perro.”

Claro que era su perro; ella nunca tuvo un perro en físico, pero siempre estuvo acompañada de aquel perro en su proceso de transición. Ese mismo perro que vino a decirnos adiós días antes de su muerte.

Según su hermano mayor, él vio en un sueño que eran dos perros, uno blanco y uno color café. Por coincidencia, el mismo día que Simón tuvo ese sueño, una niña, amiga de la familia que estaba al otro lado del mundo, envió un perro de peluche para Emma. Ella entrego a la tía de Emma un perro blanco y le pidió que lo pusiera en la tumba para que se fuera con ella al cielo. Después de unos minutos, ella regresó con un perro color café y dijo que Emma no quería que ese perro estuviera solo, y le entregó otro perro de peluche, este era color café. Los dos perros fueron a la tumba con ella. Dos niños tuvieron el mismo sueño a la vez en dos extremos del mundo.

Mientras mi madre contaba su sueño, yo recordaba mi tiempo en Edinburgo, Escocia. Cuando llegué allá por primera vez, pensé que nunca había visto un lugar más lindo. Tal vez ahora, muchos años y muchos viajes después, sigo pensando lo mismo. El sentimiento que tuve ese día cuando vi las colinas Escocesas, no lo he vuelto a tener nunca.

Llegué a Edinburgo un día, muy temprano en la mañana en el bus que viajaba toda la noche desde Londres. Iba a hacer una práctica en la oficina de “Amnistía Internacional” por un mes, pero la oficina sólo abría hasta las nueve y como no tenía a dónde ir, di un paseo por la ciudad.

Me senté a observar las colinas y me sentí como en la historia de “Candy”, una niña huérfana inglesa que estaba enamorada de un Escocés llamado Anthony. Esos eran los dibujos animados de mi época, una buena época para ser niño. Cuando entonces sucedió y vi un gaitero, tocando la gaita o bagpipe, como Anthony lo hacía en los dibujos animados. Pensé, “Esto es el paraíso, de aquí no me voy”. Ese mes se convirtió en seis meses y luego me fui. Prometí volver, pero hasta ahora no lo he hecho.

north bridge.jpgEn Edinburgo hay muchos festivales, con música, mucha comida y el camino que mi madre relataba en su sueño, yo lo imaginaba como uno  de los principales puentes de esta ciudad, donde solía caminar cuando vivía ahí, el puente del Norte, como se ve en la imagen. Mis recuerdos de ese tiempo se hicieron muy vívidos y mi anhelo por regresar, se hizo cada vez mayor.

Las personas que han visto el cielo, lo representan de diferentes formas. Esta visión es subjetiva y tiene que ver con la idea de un paisaje encantador para cada persona. Muchos han contado también que fueron recibidos por sus seres queridos o por ángeles o por Jesús o por la virgen María, de acuerdo a las creencias religiosas de cada persona.

Mi visión del cielo es las colinas de Edinburgo y es allí a donde quiero llegar. Sé que ese día. seré recibida por Emma y vendrá corriendo con sus brazos abiertos y me dirá “Mama”, como lo hacía cuando regresaba a casa después de un día de trabajo. Era tal la alegría de verla, que mi cansancio del día desaparecía y la abrazaba con fuerza.

Ya no tengo miedo a la muerte, sólo quiero vivir para llegar allá. No creo que el camino al cielo sea fácil, pero sé que lo puedo lograr. Creo que ayudar a otros, vivir sencillamente, orar, no juzgar a nadie y dar amor a todos, va a ayudarme a tener una muerte feliz y así llegar a los brazos de mi niña hermosa.

El mundo es maravilloso y la vida puede seguir siendo feliz después de su partida. De una cosa estoy segura y es que a pesar de que Emma no esté aquí, no quiero vivir una vida en la que años después mire hacia atrás y piense “Dios, como perdí tanto tiempo sufriendo”. Mi tiempo en este mundo es pasajero, la vida eterna es lo que viene después y mis acciones en este mundo serán contadas al final de mi vida.

La fe que me acompaña y mi amor hacia Emma y hacia mis otros hijos, me darán la fuerza para labrar mi camino y regresar al cielo o a Edinburgo.

Plural: 10 comentarios en “¿Cómo es el cielo?”

  1. Que lindo LILI!
    Cuando escribes reflejas y trasmites tranquilidad. Creo que a todos nos causa curiosidad saber como es cielo, debe ser un lugar hermoso, donde nos reencontramos con nuestros seres queridos,esperemos poder llegar allá. .. un abrazo! !!

    Me gusta

  2. … yo lo imagino con mucha luz, allí veré a mi Papa por primera vez lo reconoceré de inmediato, mi abuela Paca y seguro veré a tu princesa hermosa, Emma. así como la vio tu Mami.. corriendo como el viento por una colina Danesa.
    Hermoso el sentimiento al leerte… un abrazo desde mi corazón .. te quiero profundamente .

    Me gusta

  3. Me encanta tu cielo, es divino. Seguro Lili que vas a poder tener una vida feliz cuando haya pasado un poco el tiempo y el dolor tan profundo por no tener más a esa muñeca preciosa.
    Te queremos mucho!!
    Mari

    Me gusta

  4. Pienso que el cielo empezamos a vivirlo en este mundo si logramos ver la belleza que hay en todos los seres que nos rodean ,si usamos nuestros talentos para ayudar a los que necesiten ,si damos gracias todos los días ,si estamos en paz con nosotros mismos logrando ser felices,viviendo con alegría y así el día que tengamos que partir poder reunirnos con los que ya se fueron en un hermoso lugar tan lindo como cada uno lo haya imaginado.

    Me gusta

  5. Lili, muy linda tu reflexión y creo que sí, el cielo es como los momentos e imágenes más lindas de lo que hemos vivido, por ello si siempre damos lo mejor ese cielo sera perfecto. Gracias.

    Me gusta

  6. Lili gracias por compartir sus memorias tan bellas y que salen de su corazón, como podría ser el cielo?, no se, pero estoy segura que es el paraíso, es bello, es la creación de Dios; allí encontraremos a todos nuestros seres queridos, personalmente, me han compartido experiencias al respecto y siempre me describen el lugar perfecto que emana paz, alegría, dulzura. Yo creo que todos trabajamos para poder disfrutar de esa gloria y ese paraíso, mientras tanto, debemos ser felices aquí, con nosotros mismos y con nuestro prójimo; mientras tanto, disfrutemos de este paraíso y de nuestros seres queridos aquí en la tierra que es transitorio, que después disfrutaremos de los seres que han partido y será eternamente ….. Un abrazo, los recordamos siempre…

    Me gusta

  7. Lili, hermoso y tienes toda la razón; lo importante es la eternidad, por eso debemos trabajar por ella y con toda seguridad emita volverá a abrirte los brazos. Me alegra que estes escribiendo, mucha fuerza y ánimo. Dios te bendiga a ti, tus hijos. Thomas y a toda tu familia

    Me gusta

  8. Lili, te leo con regularidad, siempre conmovida por tus palabras, tu fuerza y ese espíritu valiente y noble que te caracterizan. Eres y seguirás siendo fuente de inspiración para los que te conocemos y los que a través de éste medio te irán conociendo.
    Estoy segura que el amor por Emma seguirá alimentando tu espíritu. Estoy segura que fuiste escogida para iluminar el camino de muchas personas. Ya lo has logrado.
    Que Dios te siga llenando de su amor. Que lo sientas día a día a través de tus hijos y tu esposo. Que cuando la tristeza te invada, el viento de Emma te sople al oido y te recuerde que no estás sola, que eres amada, que estás llena de luz. Y que ella te seguirá guiando hacia el cielo donde una vez mas volverán a abrazarse juntas.
    Te quiero mucho
    Geovanna

    Me gusta

  9. Liliana, que belleza, que fortaleza!! Tu hija te dejo un legado, una tarea muy grande por hacer, la cual sera tu paz y tranquilidad cada dia más. Dios tiene grandes cosas para ti, a pesar de este dolor tan grande, tan profundo, que quema, Dios te mando ese angelito para que fuera el motor de una gran mision en tu vida. Un abrazo enorme!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s