Preludio de un adiós

7 comentarios

Un día, gracias a uno de mis seres de luz,  atendí a una terapia con una experta en programación neurolingüística. Después de haberle contado mi historia, ella inició la terapia hablándome sobre las almas.

Las almas hacen contratos sagrados, antes de bajar a este mundo, con el propósito de encontrarnos en carne, para enseñar lecciones a unos y aprender de otros. Este contrato es aceptado por todas las partes, para que podamos desarrollarnos como espíritus y alcanzar la paz interna.

Estos contratos tienen un tiempo determinado, que nadie ni nada puede romper. Cada uno de nosotros tenemos establecida la fecha de nuestra muerte y los que quedamos aquí en la Tierra, tenemos que continuar en nuestro cuerpo, hasta que nos llegue la hora de partir.

El contrato de mi hija era de tres años y tres meses en la tierra. Como quisiera haberlo sabido antes, para haberlo roto con tiempo. Pero ya que ocurrió y como en todo suceso en la vida, puedo ver el lado negativo y puedo ver el lado positivo de esta experiencia.

Las señales de la vida

Las frecuentes señales que recibimos antes de aquel día en que Emma se fue de nuestras vidas, nos han ayudado a enfrentar mejor nuestra tristeza. Estas  son las señales de la vida, aquellas que todos nosotros recibimos, pero que algunas veces nos negamos a aceptarlas o simplemente nos encerramos tanto en nuestros problemas, que ignoramos que las fuerzas del universo, buscan la forma de comunicarse con nosotros para guiar nuestro camino.

Los sueños

Los sueños pueden comprender varios aspectos de nuestra vida: deseos reprimidos, miedos, situaciones que experimentamos en el día, pero también pueden incluir mensajes de nuestro inconsciente. Los sueños son importantes y nos pueden ayudar a salir de situaciones críticas o momentos de confusión.

Antes de la muerte de mi hija, tuve un par de sueños con ella. En mis sueños, la veía en peligro y me despertaba inquieta. Soy una persona que sueño mucho y recuerdo varios de mis sueños, pero entre tantos, es fácil perder los avisos. Siempre pensé que estos sueños eran reflejo de mi miedo. Tenía miedo de que algo le pasara a alguno de mis hijos. Qué madre, no se preocupa por el bienestar de nuestros hijos? Ahora que comienzo a hacer sentido, entiendo que eran avisos de lo que iba a pasar.

Mi hijo mayor, también tuvo sueños con su hermana. Muchos de sus sueños en cierto modo, también reflejaban su miedo a que algo pasara con ella. Los niños están más cerca de Dios que nosotros los adultos. Tal vez el alma de mi hijo, todavía tenía presente el contrato sagrado y muchas veces he pensado que inconscientemente, él sabía que su hermana se iría temprano.

Mi esposo, generalmente no recuerda sus sueños, pero una semana antes de la partida de nuestra hija, soñó con la muerte de ella. Este sueño lo impactó tanto, que al contármelo, nos dejó un sentimiento de preocupación.

Después de su muerte, tres personas más, en diferentes lugares del planeta, sin ningún vínculo entre ellas, me contaron un sueño que habían tenido con la escena de su muerte. Los tres sueños eran muy parecidos y todos habían ocurrido antes de ese domingo en que Emma emprendió su viaje.

Todo lo que iba a suceder, estaba avisado y era inevitable. Nunca imaginamos que nuestra hija se iría de este mundo tan temprano, que solamente iba a acompañarnos tres años. Ni siquiera si alguien nos hubiera dicho que eso iba a pasar, lo hubiéramos creído. He leído casos de niños un poco mayores que han dicho a sus padres que van a morir y tampoco así, ellos lo han querido aceptar.

No quiero quitarles más de su preciado tiempo, así que continuaré con esta historia en el siguiente post.

Buenas noches a todos y les deseo una semana llena de amor.

 

 

 

 

Plural: 7 comentarios en “Preludio de un adiós”

  1. Liliana tus palabras me han llegado a lo mas profundo de mi ser, y me han hecho reflexionar, sobre ese capacidad de transmitir amor en medio del dolor.
    un abrazo.

    Me gusta

  2. Los seres humanos solo mueren si nosotros los olvidamos,Emma vivirá siempre entre nosotros y con nosotros,su recuerdo será una luz que guiara nuestros pasos .Lili admiro tu fortaleza ahí uno se da cuenta que Dios nos da lo que necesitamos ,en el momento exacto cuando lo necesitamos.

    Me gusta

  3. Lili de todo corazon lo siento mucho, ten mucha fortaleza para sacar a tu familia adelante en medio del dolor, dale gracias a Dios siempre por haberte permitido conocer y vivir al lado de un Angel como tu hija, te mando un abrazo fraternal y te quiero mucho, un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s